ycp-declaracion-patri

Con la participación del intendente departamental, Mario Díaz, se cumplió en la víspera el acto de descubrimiento de la placa que identifica al Yacht Club Paysandú como Bien de Interés Patrimonial, un reconocimiento establecido por la Comisión Departamental del Patrimonio Cultural y la Comisión de Cultura de la Junta Departamental. El acto fue acompañado por socios de la entidad así como por directivos de otras instituciones, como el Club de Pescadores, cercano tanto geográficamente como por la historia que tienen en común.

Luego de una breve intervención del presidente de la Comisión Departamental, Rubens Stagno, se procedió al descubrimiento de la placa por parte del intendente Díaz y el comodoro de la institución homenajeada, Carlos Arboleya. A continuación el secretario de la comisión, Andrés Oberti, dio lectura a una reseña histórica sobre el Yacht.

MERECIDO

El intendente Mario Díaz destacó el trabajo de la comisión departamental a lo largo del período que termina. “Una comisión que ha trabajado arduamente desde que fue designada, debe ser de los quinquenios con mayor despliegue y sobre todo haciéndonos reflexionar como sociedad sobre la necesidad de recuperar y valorar esos bienes patrimoniales, que a veces no son solamente materiales, sino que a veces son intangibles, inmateriales, que tienen que ver con la idiosincrasia del pueblo, de nuestro propio departamento”.

Agregó que los conocidos como “clubes de la costa”, a los que se decidió reconocer en este tramo final de la gestión, “son tres instituciones que tienen que ver con la tradición, con la historia, con el ser sanducero, así que es muy merecido el reconocimiento”. En particular, y apoyándose en la reseña de Oberti, del YCP, Díaz destacó que “nació con sueños de grandeza y que mantiene esos sueños; uno cada vez que viene encuentra un club renovado, permanentemente con obras nuevas, mejorándose, así que la verdad que es muy merecido el reconocimiento”.

También valoró su condición de vínculo entre el río y la ciudad, “algo que desde este gobierno departamental hemos promovido: el aprovechamiento y el uso del río” y en ese sentido adelantó que “en pocas semanas va a estar comenzando acá al lado una obra fundamental, que va a transformar radicalmente la zona, al igual que ya lo hizo el muelle, hoy denominado Muelle Aníbal Sampayo. Estamos en esa misma sintonía, recuperar el río, aprovecharlo y potenciarlo desde el punto de vista de su atractivo desde el punto de vista turístico”.

EVOLUCIÓN

El comodoro del club, Carlos Arboleya, dijo que para la institución es “un orgullo recibir este reconocimiento, es una importante distinción que nos hacen, que no hace más que darnos más ánimo para poder seguir creciendo y mejorando las condiciones y el vínculo entre la ciudad y el río, que es un poco lo que hacemos”.

También apoyándose en la reseña de Oberti, afirmó que “si uno se pone a analizar lo que ha sido la historia del club a lo largo de los 70 y pocos años que tiene, ha sido una constante evolución, progreso y mejora de las instalaciones y crecimiento desde el punto de vista social. No estamos haciendo otra cosa que lo que nos enseñaron los antecesores”.

LOLA

El deporte de la vela ha tenido en nuestro país en los últimos tiempos una fuerte presencia mediática gracias a las buenas actuaciones de una deportista nacida en la institución, Dolores Moreira. Arboleya dijo a EL TELEGRAFO que esto ha repercutido en la actividad de la institución, aunque no todos que se acercan logran mantenerse.

“Lo que no es fácil es lograr después mantener en los chicos las expectativas, porque no todos son Lola Moreira y cuando los chicos no acompañan con éxitos el aprendizaje, muchos de ellos pierden el interés”. Además, agregó, “en el caso del Optimist, cuando cumplen 15 años necesariamente tienen que cambiar a otra modalidad, y ahí es cuando muchas veces ese cambio genera un problema, cuando los chicos no encuentran donde ubicarse. A Lola no le pasó porque ella rápidamente eligió la opción de correr en laser como una posibilidad, y es donde se ha destacado”.

El club apuesta a mantener la escuela siempre en funcionamiento, dijo Arboleya. “Hay gente que da instrucción todo el año, también tenemos una escuela para mayores, viene gente mayor que no necesariamente sabía navegar ni estaba vinculada al río, a aprender.

El club tiene algunos barcos que están a disposición de los socios para navegar si no tiene un propio. Es un aspecto que nos interesa, la intención con la que se creó el club fue difundir la navegación a vela. En eso estamos”.

Fuente: Diario El Telégrafo 
Socio fundador Bureau Paysandú