lola-bronce

Los secretos por los que la sanducera fue bronce en Santander y es tan competitiva Dolores Moreira conquistó el domingo la medalla de bronce en la Final del Circuito Mundial de la clase laser radial de  yachting, disputada en Santander. ¿Cuáles son los secretos del éxito de una chiquilina de apenas 18 años que compite de igual a igual contra las mejores?

"Lola es muy buena planteando la táctica de regatas y a la hora de tomar decisiones analiza muy bien los factores y tiene una gran capacidad para resolver", contó a Referí  Alejandro Foglia diploma olímpico en Londres 2012 en la clase laser standard.

"Escucha, aplica y aprende rápido, y a la hora de correr todo eso suma, además maneja muy bien la presión", agregó Foglia.

Lola tuvo un antes y un después tras ser medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, con 16 años.

A partir de entonces comenzó un reacondicionamiento físico que diagramó y ejecutó María Frins en el Yacht Club Uruguayo (YCU) con Daniel Zarrillo encargándose de los aspectos médico-deportólogos.

Durante los Juegos Olímpicos de Río –donde fue 25ª entre 37 competidoras–, Lola contó a Referí que las condiciones de vientos calmos la favorecían mientras que con mucho viento y olas se le complicaba por su falta de estatura y físico en comparación con alguna de sus competidoras.

"Eso cambió un poco ahora", contó Gustavo Coll, comodoro del YCU. "En Santander tocaron vientos medios y calmos, pero en dos días de competencia se registraron vientos fuertes e igual fue top 10".

Coll también destacó como una de las claves del histórico logró de Moreira a su entrenador, Luis Chiaparro: "Es uno de los mejores entrenadores del mundo, fue campeón mundial junior de snipe de 1984. Ahí ves uno de los secretos de la cadena de la vela".

El sustento económico para costear viajes, traslados del barco, inscripciones y hospedajes es otro de los pilares en los que se sustenta este gran momento de la abanderada olímpica en Río.

"De las 10 finalistas de Santander, ocho eran europeas y las otras Lola y una japonesa. Es claro: hay que ir a competir con ellas a Europa y eso implica un presupuesto gigantesco que se finanacia por el Comité Olímpico Uruguayo, la Fundación Deporte Uruguay, la Secretaría Nacional del Deporte, los espónsores que están apareciendo para Lola, el YCU y la Federación Uruguaya de Vela. A una francesa le sale € 300 ir a competir a Alemania o España, a nosotros nos cuesta US$ 10 mil", reveló Coll.

"Esta medalla de bronce es tocar el cielo con las manos, en lo personal ni en los mejores sueños se me hubiese ocurrido que Lola fuera a hacer podio. Estar entre las 15 mejores ya era un muy buen resultado, pero al entrar sistemáticamente entre las primeras 10 empezamos a soñar", dijo Coll que contó una anécdota que grafica el momento que vive la sanducera: "Hace pocos días llegó un padre al club a anotar a su hija para practicar vela porque la niña quiere ser como Lola". Todo dicho.

Fuente: www.referi.uy