regata-web

La 67ª edición de la Regata “Meseta de Artigas - Paysandú” se disputará los días 25 y 26 de marzo, sumando una nueva versión de manera ininterrumpida, lo que colabora para confirmar que se trata de la competencua náutica más importante de la región y con un récord difícil de equiparar en el mundo.
La cita ya se palpita no solo entre los cultores del deporte de la vela, sino entre los cientos de sanduceros que acompañan ya sea en el agua o desde la costa a una competencia que crece año a año, y que en este 2016 escribirá otra página dorada en su historia.
La regata ya fue presentada en Buenos Aires a través de diferentes programas radiales especializados en la vela, siguiendo el objetivo trazado de seguir difundiendo a esta competencia que contará con un número importante de embarcaciones provenientes del otro lado del charco, así como de distintos puntos de nuestro país.
El Yacht CLub Paysandú, organizador de la competencia, sigue ultimando detalles para que la regata sea, como sucede año a año, todo un éxito.
Mientras se enfoca en aspectos organizativos, también apunta a dejar el club en las mejores condiciones para recibir a los visitantes, pinta la embarcación insignia, la “Sacra”, y confirmó que los primeros alumnos de la escuela de vela para mayores serán de la partida en la actividad con los barcos comprados especialmente para el desarrollo de las clases.
En cuanto a lo deportivo, la Regata “Meseta de Artigas - Paysandú” se dividirá en dos etapas.
El viernes 25, luego del tradicional acto en homenaje a José Gervasio Artigas, se zarpará desde la Meseta de Artigas --aguardándose una flota que supere las 70 embarcaciones-- para navegar río abajo rumbo arroyo Malo, donde está establecido el punto de transición.
Al día siguiente, temprano en la mañana, se iniciará la segunda etapa, que tendrá como punto final las costas sanduceras frente al club náutico de Paysandú, para cerrar así una nueva edición de la regata.
La competencia náutica más importante de la región está a la vuelta de la esquina. Y el viento ya comenzó a soplar con fuerza.

Fuente: Diario El Telégrafo